Basílica Notre-Dame de Thierenbach

Basílica Notre-Dame de Thierenbach

¡Sigo con el buen ritmo de post! Vamos allá:

A finales de agosto me desplacé a Jungholz para conocer una nueva obra del arquitecto austríaco Peter Thumb [me declaro fan absoluta].  Como bien intuiréis, mostraré una  joya del patrimonio religioso de la región, prima hermana de la Iglesia de Ebermunster: la basílica de Thierenbach.

Acompañadme a conocerla 😉

DATOS PRÁCTICOS

Dirección: Basílica Notre-Dame-de-Thierenbach 68500 Jungholtz (Alto Rhin).

Horario de visita: del 1 de Diciembre a Pascua de 9h-12h/13h30-18h. De Pascua al 31/11 de 9h-13h/13h30-19h.

Entrada libre.

Jungholtz (909 habitantes) está a 24,6 km de Mulhouse y a 32,5 km de Colmar. 

En los alrededores de la Basílica se puede aparcar de manera fácil y gratuita.

BREVE RESUMEN DE SU HISTORIA

Nos remontamos a 730, cuando los monjes benedictinos de Irlanda y Escocia vinieron a establecerse en Alsacia para evangelizar a la población. En aquella época, se forjó la leyenda: unos niños/as que juegan en los prados ven en el arroyo un objeto que tomaron por un animal. Lo sacaron y se dieron cuenta de que era una imagen de la Virgen, la cual acabó fijada en un árbol. Posteriormente, la imagen fue recuperada por un ermitaño que la colocó en un oratorio cerca del lugar. 

En 1125, un joven noble de Soultz, que padecía una enfermedad incurable, se curó milagrosamente. Cinco años más tarde, en 1130, Pedro el Venerable Abad de Cluny fundó un priorato benedictino en las mismas tierras que donó el joven noble tras curarse. El Priorato de Thierenbach debía pagar cada año a Cluny un escudo dorado y. a cambio, los habitantes de Soultz podían participar en las oraciones y misas de los monjes.

El monasterio tuvo que someterse a duras pruebas durante varios siglos: saqueos, incendios, devastaciones e incluso la desaparición completa en 1640, a causa de la Guerra de los Treinta Años. Fue entonces cuando llegó su nueva vida gracias al arquitecto austriaco Peter Thumb, quien erigió un nuevo monumento barroco en 1723. 

Durante la guerra de 1914-1918, la región de Thierenbach, que está cerca del campo de batalla (Vieil Armand y Sudel), es bombardeada frecuentemente por la artillería francesa. La población fue evacuada y la imagen de la virgen del siglo XVI guardada en Niederentzen y posteriormente en Eichhoffen.  La basílica de Thierenbach fue restaurada y se instaló un campanario neobarroco en 1932.

Interior

Louis Wiederkehr, pintor de Soultz, trabajó en la restauración del interior del edificio. Éste le devolvió el carácter barroco, con gusto y delicadeza que observamos actualmente.

Como lugar de peregrinaje, abundan los ex-votos, ofrendas en forma de pinturas. Una de las iconografías más antiguas data de 1680. Se expone una gran cantidad de exvotos de la terrible era 1939-1945. Muestran las dolorosas horas experimentadas por los alsacianos de la época: la incorporación forzosa a la Wehrmacht, los campos de prisioneros en Rusia.

El órgano es obra de Didier Fisher Krämer de 1923.

Virgen de Nuestra señora

En el ábside norte contemplamos la Pietà, la virgen acompañada de Jesús en sus brazos, de mirada triste y pensativa. Data del siglo XVI y ha logrado salvarse de todos los desperfectos, incendios, saqueos y guerras durante todos estos años. Es motivo de peregrinación. 

En las cercanías de la basílica

Rutas de senderismo, paseo a caballo, relajarse en un hotel SPA de 4 estrellas,… son muchas las actividades a realizar en los alrededores. 

Booking.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Scroll Up